El poder de las redes sociales en Internet para la educación está fuera de toda duda. Existente ya desde hace algunos años, esta clase de instrumento de comunicación ha tomado su propio papel protagónico gracias a la convergencia de las tecnologías y a la revolución en los modelos pedagógicos.
Ya sea de manera abierta (pública) o cerrada (de pago), las plataformas para construir comunidades de aprendizaje son una de las mejores herramientas para conjuntar “on line” los modelos, las estrategias y los instrumentos para la formación académica.


Muestra de ello son las redes Ning y Gnoss, la primera de pago y la segunda abierta. La primera centrada en los servicios a profesores que requieren de espacios propios y privados para la docencia; la segunda enfocada hacia la construcción de espacios públicos de formación universitaria, pero enfocados hacia la construcción de la llamada Web Semántica. Es decir: una plataforma de uso básico para la acción didáctica y otra que además de esta simple posibilidad ofrece a los usuarios diversas aplicaciones y una arquitectura de la información para la gestión del conocimiento.


Las redes sociales especializadas son sin duda ambientes de enormes potencialidades para la práctica de la Gestión del Conocimiento. No sólo por las posibilidades instrumentales de los sistemas que las sostienen, sino más aún por los enfoques de comunicación organizacional y educativa con que las planifican quienes las conciben, desarrollan y mantienen, cuando lo hacen con acierto.

Es el caso, por ejemplo, de la Red de Docentes de América Latina y el Caribe (REDOLAC), un importante espacio de intercambio para la profesionalización de la educación, comandada por el profesor Henry Chero Valdivieso, de la Universidad Católica Los Ángeles Chimbote (ULADECH), de Perú. Un espacio, valga subrayarlo, con miles de usuarios de varios continentes entusiasmados por compartir lo propio de cada una de sus especialidades y lo colectivo de la razón que los congrega en comunidad: aprender compartiendo.

bfskinner

Hay dos grandes obras de Skinner que inciden de manera importante en la teoría de la educación: La Tecnología Educativa y Walden 2. Respecto a la primera, ni qué agregar, de sobra conocida por los pedagogos y especialistas en teoría educativa. Pero sí en cuanto a la segunda, más cercana al público universal. Walden 2 es una obra que nos ilustra enormemente sobre la influencia de Skinner en la sociedad contemporánea. Es erróneo pensar que los planteamientos del autor, enmarcados en el concepto de “conductismo”, fueron trascendidos y desechados de la práctica educativa.

Y es que si por educación entendemos no sólo la referida a la formación académica sino todo lo que desde nuestro entorno incide en nosotros desde la niñez, tendremos que reconocer que vivimos en una sociedad completamente skinneriana.


De entre todas las conmemoraciones de los dos grandes centenarios de México, la Independencia y la Revolución, la que lleva a cabo el Colegio de México es de las más destacadas: sin boatos, sin exhibicionismos, sin dilapidación, sin discursos tendenciosos, sin manipulaciones políticas… Simplemente socializando el conocimiento, en el mejor cumplimiento de su misión académica.

De los encuentros de nuestra querida doctora Guillermina Baena nos llega la recomendación de lectura de una colección de libros digitales que hará la delicia de todos los que nos dedicamos a la investigación y la docencia. 16 tomos producto del trabajo de los investigadores del Colegio, a la plena disposición de todos los usuarios de la Internet inteligente, para la libre descarga y la inclusión festiva en las bibliotecas personales e institucionales.

Alianzas

Metadata
Communicare
Siglo XXI
Enlaces
Prospectiva

Academia

Alumnos
Profesores
Instituciones
Aulas
Cursos